La placenta

Es una membrana de intercambio de sustancias entre la madre y el feto, asegura la nutrición, respiración y excreción de los residuos de éste.

La sangre del feto y de la madre no se mezclan en ningún momento del embarazo.

La placenta tiene forma de torta, blanda y esponjosa, con dos caras, una materna insertada en la pared del útero (endometrio) y otra fetal donde se inserta el cordón umbilical, largo y flexible, que comunica a ésta con el feto.

El cordón umbilical tiene dos arterias y una vena, enrolladas y recubiertas de una sustancia gelatinosa (gelatina de Wharton).

Mide aproximadamente de 50 a 70 cm de longitud.

El feto se desarrolla dentro de una bolsa llamada cavidad amniótica. que esta llena de líquido amniótico, es de un color claro transparente aumenta a medida que Progresa el embarazo.

El líquido amniótico protege al feto de los traumas exteriores, amortigua los movimientos fetales y es primordial en la iniciación de las funciones vitales del feto ya que su aparato digestivo, una vez desarrollado, ingiere grandes cantidades de este líquido, que elimina por la orina.